EFECTOS DEL CONCURSO PREVENTIVO Y LA QUIEBRA EN LAS RELACIONES LABORALES Amatra BA

Amatraba

Asociaci贸n de Magistrados y funcionarios de la Justicia
del Trabajo de la Provincia de Buenos Aires

Asociaci贸n de Magistrados y funcionarios de la Justicia del Trabajo de la Provincia de Buenos Aires
Doctrina

EFECTOS DEL CONCURSO PREVENTIVO Y LA QUIEBRA EN LAS RELACIONES LABORALES

DR. RICARDO DANIEL SOSA AUBONE





SECCION III
Efectos de la quiebra sobre el contrato de trabajo1
1 Uno de los temas que hay que trabajar muy fuerte -al cual no se suele aludir en forma expresa- es la necesidad de aceptar -y en su caso en qu茅 medida- que el r茅gimen tuitivo de la normativa laboral debe ceder terreno -o se debe armonizar- frente a la normativa concursal. La crisis patrimonial del empresario producto de la crisis de su empresa no debe ser regulada en desmedro o con desprecio de la crisis patrimonial del empleado que pierde o ve peligrar su empleo. El concurso como mecanismo para solucionar la crisis no puede abordar al trabajador como un 聯costo聰 (costo laboral), debido a la perspectiva multidimensional que tiene el trabajo humano. Es necesario una regulaci贸n armonizante y equilibrada. Ello sin perder de vista que el derecho concursal se integra con las disposiciones de los dem谩s c贸digos cuando resultan insuficientes las normas especiales.
La p茅rdida de los puestos de trabajo de los dependientes de la fallida, agrava la problem谩tica social que la quiebra implica y constituye un tema que ha motivado las 煤ltimas modificaciones de la legislaci贸n concursal.
La ley de concursos y quiebras 24.522/1995 se sancion贸 en una 茅poca donde primaba la 聯desregulaci贸n聰 o si se quiere la 聯privatizaci贸n聰, procur贸 alinear los aspectos laborales de la crisis empresaria con los principios de flexibilizaci贸n propiciados por el Poder Ejecutivo nacional desde 1991. Se part铆a de la base que el exceso de protecci贸n a los trabajadores se volv铆a en su contra, y que, si se hac铆a m谩s el谩stica la relaci贸n laboral, ello iba a provocar un mayor empleo.
A las palabras del legislador de la ley 24.522/1995 (disminuir la crisis empresaria, mayor productividad y empleo), se las llev贸 el viento. Frente al drama del desempleo creciente, el gobierno anunci贸 que uno de los factores que imped铆an superar dicha situaci贸n era la r铆gida protecci贸n legislativa del personal. Quiso dar un giro copernicano en un terreno complicado y termin贸 legislando en forma inexperta: de la protecci贸n excesiva de los trabajadores que consagraba el Dec. ley 19.551/72 se pas贸 a una gran desprotecci贸n (SOSA AUBONE, Ricardo Daniel, 聯Comentario de la ley 26.086 modificatoria de la ley de concursos y quiebras 24.522聰, Revista del Colegio de Abogados de La Plata, A帽o XLVI, N掳 67, p谩g. 92).
Como consecuencia de la regulaci贸n legal y la situaci贸n econ贸mica se gener贸 mayor desempleo, desprotecci贸n y precarizaci贸n de las condiciones laborales.
La crisis que se desat贸 hacia fines del 2001, que se exterioriz贸 a partir de la fuga de dep贸sitos y p茅rdida de reservas del sistema financiero, y que termin贸 con el r茅gimen de convertibilidad que rigi贸 desde marzo de 1991, adem谩s del cierre y/o quiebra de muchas empresas, con la toma de los puestos de trabajo por parte de los trabajadores, tuvo entre otras respuestas la modificaci贸n del r茅gimen concursal a trav茅s de las leyes 25.563/2002 y 25.589/2002. Esta 煤ltima norma cambi贸 el rumbo que trazaba la ley de concursos en orden a las relaciones laborales, al injertar en dicha normativa -en respuesta a la problem谩tica de las empresas quebradas cuyo establecimiento fue tomado por el personal- la posibilidad de que la empresa sea explotada por una cooperativa de trabajo (art. 190, segundo p谩rrafo, L.C.), tras lo cual los trabajadores comenzaban un largo derrotero en aras de una ley expropiatoria. Como la quiebra segu铆a sacando al trabajador de su juez natural, la ley 26.086/2006, vino a dar una respuesta a dicha problem谩tica, y modific贸 los efectos del fuero de atracci贸n estableciendo como principio que los procesos de conocimiento en tr谩mite y los juicios laborales est谩n excluidos del mencionado fuero, salvo que el actor opte por suspender el procedimiento y verificar su cr茅dito en sede concursal. Adem谩s, modific贸 el art. 56 al establecer que el acreedor (lo que comprend铆a al laboral) no ser谩 considerado tard铆o si dedujere verificaci贸n dentro de los seis (6) meses de quedar firme la sentencia.
La ley 26.684/2011 profundiz贸 el cambio, al establecer que el comit茅 de control deber谩 estar integrado por un representante de los trabajadores (art. 14 inc 3, 42, 45 y 201), permitir revisar los legajos y ser informados por el s铆ndico acerca de los cr茅ditos insinuados (art. 34 y 200), establecer que la quiebra no suspende los intereses que correspondan a los cr茅ditos laborales (art. 129, L.C.), contemplar expresamente la actuaci贸n de los trabajadores y la cooperativa de trabajo (arts. 187, 189, 190, 191, 191 bis, 195, 196, 197, 199, 203, 203 bis, 205, 213 y 260, L.C.).
En la actualidad la continuidad de la explotaci贸n tiene dos prop贸sitos: a) su transmisi贸n como unidad, obteniendo un mayor valor en beneficio de los acreedores; y b) la conservaci贸n de la fuente de trabajo. Ambos prop贸sitos suelen ser muy dif铆ciles de congeniar, salvo que se venda a la empresa en marcha respetando el derecho de los trabajadores que actuaron en el per铆odo de continuaci贸n (son los que pusieron el hombro para que la empresa se pudiera vender en actividad). Otra salida podr铆a ser el
ARTICULO 196.- Contrato de trabajo. La quiebra no produce la disoluci贸n del contrato de trabajo, sino su suspensi贸n de pleno derecho por el t茅rmino de SESENTA (60) d铆as corridos.
Vencido ese plazo sin que se hubiera decidido la continuaci贸n de la empresa, el contrato queda disuelto a la fecha de declaraci贸n en quiebra y los cr茅ditos que deriven de 茅l se pueden verificar conforme con lo dispuesto en los Art铆culos 241, inciso 2 y 246, inciso 1.
Si dentro de ese t茅rmino se decide la continuaci贸n de la explotaci贸n, se considerar谩 que se reconduce parcialmente el contrato de trabajo con derecho por parte del trabajador de solicitar verificaci贸n de los rubros indemnizatorios devengados. Los que se devenguen durante el per铆odo de continuaci贸n de la explotaci贸n se adicionar谩n a 茅stos. Aun cuando no se reinicie efectivamente la labor, los dependientes tienen derecho a percibir sus haberes.
No ser谩 de aplicaci贸n el p谩rrafo anterior para el caso de que la continuidad de la explotaci贸n sea a cargo de una cooperativa de trabajadores o cooperativa de trabajo. (p谩rrafo incorporado por art. 22 de la Ley N掳 26.684 B.O. 30/06/2011)
1. Concordancia. Art. 186, Dec. ley 19.551/72.
2. Comentario.
2.1. Efectos de la quiebra del empleador en el contrato de trabajo. La sentencia de quiebra produce desde su dictado la suspensi贸n del contrato de trabajo por sesenta (60) d铆as corridos,2 sin derecho a percibir haberes durante
otorgamiento de un cr茅dito con una tasa de inter茅s muy baja a la cooperativa de trabajadores, que permita la compra de la empresa.
2 La suspensi贸n se produce de pleno derecho, en forma autom谩tica y sin notificaci贸n previa, el mismo d铆a del dictado de la sentencia de quiebra. Es una suspensi贸n legal, distinta de la dispuesta por falta o fuerza mayor de la L.C.T. Esta suspensi贸n por causa de la quiebra se distingue de las suspensiones previstas en la L.C.T., que no se produce ope legis. No cabe invocar situaciones particulares (licencia por enfermedad inculpable o matrimonio, estabilidad gremial) para postergar la aplicaci贸n del art. 196, L.C., que establece un plazo legal, cuyo vencimiento produce la extinci贸n del contrato.
Siendo que la suspensi贸n se produce con el mero dictado de la sentencia de quiebra y no requiere ning煤n tipo de comunicaci贸n ni de intimaci贸n, no rige el art. 218 -que requiere justa causa, plazo determinado y notificaci贸n por escrito al trabajador-, ni dem谩s normas de la L.C.T. en orden a la suspensi贸n del contrato de trabajo. Siendo la suspensi贸n excluyente, el personal que estando suspendido se decreta la quiebra de su empleador, a partir de dicha sentencia comenzar谩 a regir exclusivamente la suspensi贸n del art. 196, L.C.
Durante el plazo de suspensi贸n no se devengan salarios por lo que no puede considerarse injuriado por ello, ni el trabajador no puede considerarse despedido por incumplimientos posteriores a la sentencia de quiebra por parte del empleador fallido, ya que a partir del decreto de quiebra este queda desapoderado actuando por 茅l la sindicatura. Tampoco podr铆a agraviarse de incumplimientos anteriores a la sentencia de quiebra a los efectos de generar una situaci贸n de despido justificado. Como la relaci贸n laboral continua, siguen pesando sobre las partes determinadas obligaciones y comportamientos que son consecuencia del contrato o que resultan de la L.C.T., de los estatutos profesionales o de las convenciones colectivas de trabajo (art. 62, L.C.T.), como son, por ejemplo, el deber de protecci贸n, el deber de fidelidad, el deber de no concurrencia (arts. 77, 85 y 88, L.C.T.), el de respetar las jerarqu铆as de la
tal lapso, salvo que se hubiera decidido -ya sea por el s铆ndico a trav茅s de la continuaci贸n inmediata o por el juez- la continuaci贸n de la empresa.3
Ante la quiebra de la empresa, el v铆nculo laboral se mantiene -aunque suspendido- por sesenta (60) d铆as corridos, a los efectos de que en ese plazo se decida sobre la continuaci贸n de la explotaci贸n, en cuyo caso el contrato de trabajo contin煤a.4 Ello permite que, de decidirse la continuaci贸n de la explotaci贸n haya trabajadores para ello.5 Puede ocurrir que el juez disponga finalizar la continuaci贸n antes de los sesenta (60) d铆as, en cuyo caso se extinguen las relaciones laborales que hab铆an continuado.6 De no decidirse la explotaci贸n en el referido lapso -que es fatal- el contrato queda resuelto a la fecha de la sentencia de quiebra.7
Despu茅s de los sesenta (60) d铆as corridos, contados desde la sentencia de quiebra, habr谩 que distinguir tres situaciones:
empresa, o entregar el certificado previsto en el art. 80, L.C.T. (lo cual incumbir谩 al s铆ndico) (C谩mara, H茅ctor-Martorell, Ernesto E. 聯El Concurso Preventivo y la Quiebra聰, t. IV; Lexis Nexis, 2007, p谩g. 527; Maza-Lorente, 聯Cr茅ditos laborales en los concursos聰, Astrea, 1996, p谩g. 144; Grispo, 聯Tratado聟聰, t. 5, p谩g. 202).
3 Trat谩ndose del empresario persona humana, la norma no alcanza los contratos cuya prestaci贸n est谩 orientada privativamente hacia el fallido y alejada de su actividad patrimonial o empresarial, tal como sucede con el contrato de servicio dom茅stico (C谩mara, H猫ctor, 聯Efectos de la quiebra sobre los contratos laborales聰, J.A. 1976-IV, 606; Grispo, Jorge Daniel, 聯Tratado sobre la ley de concursos y quiebras聰, t. V, p谩g. 197).
4 El plazo de sesenta (60) d铆as corridos que fija el art. 196, L.C., debe ser relacionado con el de veinte (20) d铆as corridos desde la aceptaci贸n del cargo que tiene el s铆ndico para presentar el informe del art. 190, L.C., y con el de diez (10) d铆as h谩biles que tiene el juez para decidir efectivamente la continuaci贸n (art. 191, L.C.), y con el de diez (10) d铆as corridos que tiene el s铆ndico para decidir qu茅 dependientes contin煤an trabajando y cuales no (art. 197, L.C.).
5 El objetivo de la norma es mantener intacta la fuerza laboral de la empresa fallido, mientras se decide la continuaci贸n de la explotaci贸n de la misma (Grispo, Jorge Daniel, 聯Tratado sobre la ley de concursos y quiebras聰, ed. Ac-Hoc, Bs. As., 2001, t. V, p谩g. 195). De no ser as铆, la inmediata disoluci贸n del v铆nculo se convertir铆a en un obst谩culo para la continuaci贸n de la explotaci贸n y la venta de la empresa o establecimiento en marcha.
6 Surge as铆 el derecho del trabajador a percibir las indemnizaciones correspondientes a la extinci贸n del contrato. Rivera opina que corresponde la indemnizaci贸n reducida del art. 247, L.C.T. (Rivera, Julio Cesar, 聯Cuestiones laborales en la ley de concursos聰, Astrea, Bs. As., 1982, p谩g. 147). Como no se trata de una rescisi贸n anticipada de un contrato de trabajo a plazo fijo, la situaci贸n no debe asimil谩rsela a la del art. 95, L.C.T., por lo que el empleado s贸lo tiene derecho a las indemnizaciones que correspondan por extinci贸n del contrato en caso de despido injustificado por la quiebra (arg. art. 197, L.C.), sin que corresponda la de da帽os y perjuicios proveniente del derecho com煤n, en funci贸n de los da帽os sufridos y probados del art. 95, L.C.T. Diferente ser铆a la situaci贸n de un trabajador que continu贸 habiendo el juez fijado un plazo de duraci贸n conforme el inc. 2 del art. 191, en cuyo caso si corresponder谩 dicha reparaci贸n cuando la extinci贸n se produce antes del vencimiento de dicho plazo. Siendo que se trata de un contrato que expirar谩 en la fecha indicada por el juez, no es de aplicaci贸n el plazo de preaviso fijado por el art. 94, L.C.T., por lo que no corresponde la indemnizaci贸n por falta de preaviso. Empero, el preaviso corresponder谩 en el caso de conclusi贸n anticipada de art. 192, quinto p谩rrafo, L.C. (ver en este sentido: V谩zquez Vialard, Antonio, 聯Efectos del concurso sobre las relaciones laborales聰, DyE, nro. 4, 1995, p谩g. 294).
Frente al cese total de actividades no podr谩 invocarse la estabilidad gremial (art. 51, ley 23.551). Empero, en caso de continuaci贸n de la empresa, al aplicarse las 聯normas comunes聰 -esto es las especiales de la L.C.T.-, no corresponde elegir para que cese en sus funciones el personal que ejerce cargos gremiales (arts. 234, L.C.T.; 40, 48 y 51, ley 23.551).
7 La excepcionalidad de los casos de continuaci贸n de la explotaci贸n de la empresa en quiebra transforma lo que es principio general en excepci贸n y viceversa. La experiencia demuestra lo espor谩dico y excepcional de los casos de continuaci贸n de la actividad de las empresas fallidas (C谩mara, H茅ctor-Martorell, Ernesto E., 聯El Concurso Preventivo y la Quiebra聰, t. IV, Lexis Nexis, 2007, p谩g. 524).
a) Si no se hubiere decidido la continuaci贸n de la empresa (lo cual est谩 disciplinado por los arts. 189 y siguientes, L.C.), el contrato queda resuelto retroactivamente a la fecha de la sentencia de quiebra. Al ser un supuesto de extinci贸n autom谩tica por disposici贸n legal y no de despido voluntario, no procede el adicional por despido sin justa causa,8 ni preaviso,9 ni integraci贸n mes de despido.
Si bien el segundo p谩rrafo dice que los 聯cr茅ditos que deriven de 茅l se pueden verificar conforme con lo dispuesto en los arts. 241, inc. 2 y 246, inc. 1聰, la carga de verificar nace a partir de la sentencia de quiebra, sin que sea necesario esperar la decisi贸n sobre continuaci贸n. La referencia del legislador es incompleta, ya que el trabajador puede tener cr茅ditos quirografarios, como lo ser铆a la remuneraci贸n por m谩s de seis (6) meses (art. 248, L.C.), por lo que no es necesario ni conveniente esperar la decisi贸n sobre la continuidad para que el trabajador verifique sus cr茅ditos.10
b) Si durante dicho lapso se ha decidido la continuaci贸n -ya sea por el s铆ndico a trav茅s de la continuaci贸n inmediata o por el juez-, el contrato de trabajo no queda resuelto para aquellos trabajadores que quedan comprendidos en la continuidad, sino que se 聯reconduce parcialmente聰,11 sin perjuicio del derecho del trabajador de verificar los cr茅ditos que tenga a la fecha de la sentencia de quiebra (remuneraciones adeudadas, indemnizaci贸n por antig眉edad o despido, etc.).12 A partir de la sentencia, los cr茅ditos que se generen son un gasto del concurso, con la preferencia del art. 240, L.C., por lo que son pagaderos al vencimiento, generan intereses por el no pago,
8 SCBA, Ac. 61.479, 28/10/97, 聯L贸pez, Carlos y otros s/Incidente de pronto pago de cr茅dito en Estrella de Mar S.A. s/Quiebra聰, DJBA 154-111; L.L.B.A. 1998-350.
9 SCBA, L. 53.165, 20/9/94, 聯Corral聰; L. 60.163, 23/9/97, 聯Aguilar聰.
10 Si los trabajadores siguen la directiva del legislador seguramente perder谩n el tren para verificar tempestivamente, ya que la resoluci贸n sobre la continuidad se suele pronunciar cuando ha transcurrido el plazo para verificar tempestivamente. Tampoco deben esperar para requerir el pronto pago, cuyo tr谩mite no debe permitir dilaci贸n alguna (art. 183, segundo p谩rrafo, L.C.). 11 En materia concursal, la 聯reconducci贸n parcial del contrato de trabajo聰, es muy diferente de la reconducci贸n (renovaci贸n de un contrato luego de su conclusi贸n) del derecho com煤n, ya que no hay resoluci贸n ni conclusi贸n (ni total, ni parcial), sino la continuaci贸n o pr贸rroga del contrato de trabajo luego de la sentencia de quiebra, donde el s铆ndico reemplaza al empleador en la direcci贸n del contrato, el cual -conforme lo normado por el art. 198, segundo p谩rrafo, L.C.- quedar谩 resuelto con el cierre o cese de la explotaci贸n de la empresa o adquisici贸n por un tercero de ella o de la unidad productiva en la cual el dependiente cumple su prestaci贸n. El anterior empleador, si bien sigue siendo titular de la empresa, ser谩 reemplazado por el s铆ndico o el administrador que se designe, quien de ahora en m谩s tendr谩 la direcci贸n de la empresa, deber谩 firmar los recibos de sueldo, podr谩 despedir personal y tendr谩 el 聯ius variandi聰. Los cr茅ditos a partir de la continuaci贸n ser谩n gastos del concurso y no tendr谩n la carga de verificar.
La reconducci贸n se produce cuando el trabajador contin煤a trabajando, o mejor dicho se decide que contin煤e trabajando, durante todo o parte del tiempo que demore la liquidaci贸n de la empresa en marcha. La continuaci贸n del contrato s贸lo es temporaria, ya que la vida de ese contrato estar谩 limitada al tiempo que sea necesario para la liquidaci贸n de la empresa.
12 El trabajador que ha sido designado para continuar, retoma su derecho a percibir haberes, a煤n cuando no se inicie efectivamente la labor (art. 196, tercera parte, L.C.), lo cual se justifica ya que a partir de la elecci贸n su fuerza de trabajo queda a disposici贸n del empleador (art. 103, primera parte, L.C.T.).
no requieren verificaci贸n, y se adicionan a los cr茅ditos anteriores a la declaraci贸n.13
Aun cuando no se reinicie efectivamente la labor, los dependientes que se ha decidido que contin煤en afectados a la explotaci贸n, tienen derecho a percibir sus haberes por el lapso posterior a la quiebra (desde que se disponga la continuaci贸n) y como gasto del concurso.
Si se decide la continuaci贸n de la relaci贸n laboral, cabe preguntarse cu谩l es la situaci贸n de los trabajadores que han sufrido alguna contingencia durante el lapso de suspensi贸n (v.gr. maternidad; enfermedad inculpable). En estos casos la situaci贸n se resuelve aplicando la L.C.T., por lo que corresponden las licencias, tareas livianas y/o asignaciones previstas por la normativa laboral (salvo el cierre total de la empresa). Es que, si se decide la continuaci贸n, a partir de ese momento las obligaciones laborales del empleador quedan a cargo del concurso, y el trabajador estar谩 habilitado frente al incumplimiento a considerarse en situaci贸n de despido, lo cual puede generar un gasto m谩s al concurso.
Si el juez decide posteriormente el cese de la continuaci贸n (arts. 189, p谩rrafo primero in fine, L.C.), el contrato queda en suspenso hasta que se cumplan sesenta d铆as de la sentencia de quiebra, salvo que se decida la continuaci贸n en virtud del art. 191, L.C.14
Si se extingue el contrato de trabajo despu茅s de la continuaci贸n de la explotaci贸n, el contrato queda resuelto -definitivamente dice innecesariamente el segundo p谩rrafo del art. 198, L.C.-,15 dando derecho al trabajador a verificar los importen devengados por el trabajo durante el periodo de continuaci贸n con la preferencia del art. 240, L.C. -los que se sumar谩n a los que correspondan hasta la sentencia de quiebra-.
Si la empresa es vendida, el adquirente asume los contratos de trabajo de la fallida que continuaron, en cuyo caso deber谩 respetar los derechos que los trabajadores ten铆an (antig眉edad, remuneraci贸n, tareas), sin perjuicio de que se inicia una nueva relaci贸n laboral, ya que el adquirente no es sucesor del fallido respecto de los cr茅ditos anteriores a la adquisici贸n (art. 199, L.C.), los cuales deber谩n ser reclamados en sede concursal.
c) Actuaci贸n de una cooperativa. El 煤ltimo p谩rrafo del art. 196, L.C. -texto incorporado por ley 26.684- aclara que esta regla no aplica si la continuidad se lleva a cabo a trav茅s de una cooperativa de
13 Las remuneraciones, indemnizaciones por antig眉edad y omisi贸n de preaviso, debidas en virtud de servicios prestados despu茅s de la fecha de declaraci贸n de quiebra, constituyen cr茅ditos a cargo del concurso que no requieren verificaci贸n y deben ser satisfechos en los plazos comunes para el pago de salarios (CSN, 25/9/86, 聯Bernalesa S.R.L.聰, L.L. 1986-E, 556).
Los gastos del concurso son pagados con preferencia a los cr茅ditos contra el deudor salvo que estos tengan privilegio especial. El pago de estos cr茅ditos debe hacerse cuando resulten exigibles y sin necesidad de verificaci贸n. No alcanzado los fondos para satisfacer estos cr茅ditos, la distribuci贸n se hace a prorrata entre ellos (art. 240, L.C.).
14 Ello sin perjuicio de derecho del derecho a percibir la remuneraci贸n por el per铆odo en el que se dispuso la continuaci贸n inmediata.
15 Apuntan agudamente C谩mara-Martorell (聯El Concurso Preventivo y la Quiebra聰, t. IV, p谩g. 564), pareciera que al expresar la L.C. que cuando el s铆ndico despide a un trabajador no podr铆a volver a emplearse a ese mismo empleado despedido, aunque sin embargo nada lo impide.
trabajadores o cooperativa de trabajo, en cuyo caso lo adeudado a los integrantes de la cooperativa partir de la actuaci贸n de la misma en la quiebra es ajeno al concurso.
Adem谩s de la suspensi贸n, eventual continuaci贸n y posterior extinci贸n, que han sido referidas precedentemente; de la posibilidad de requerir el pronto pago de los cr茅ditos laborales con privilegio especial o general (art. 183, segundo p谩rrafo, L.C.), y de la carga de verificar que tienen los trabajadores respecto de los cr茅ditos de causa o t铆tulo anterior a la sentencia de quiebra (arts. 200 y 202, L.C.), y del fuero de atracci贸n que rige respecto de los juicios laborales, limitado a las ejecuciones -sin perjuicio de la posibilidad que tiene el trabajador de suspender (para verificar), continuar o iniciar un proceso de conocimiento laboral (art, 132, L.C.)-, la quiebra produce los siguientes efectos:
a) el adquirente de la empresa -salvo que sea una cooperativa de trabajadores (supuesto analizado en el punto c)- cuya explotaci贸n haya continuado s贸lo ser谩 considerado sucesor del concurso con respecto a los derechos laborales de los trabajadores cuya relaci贸n se mantuvo en dicho per铆odo (salario y categor铆a laboral, que no se pueden reducir; lugar de trabajo y horario laboral, que no se pueden variar irrazonablemente),16 sin estar obligado por lo adeudado con anterioridad al dictado de la sentencia;
b) el adquirente no es sucesor del fallido por los importes e indemnizaciones devengados y/o adeudados con anterioridad a la quiebra, que deben ser verificados y pagados en sede concursal;
c) si el adquirente es una cooperativa de trabajo no es sucesor de los derechos laborales.
Cabe preguntarse si el orden p煤blico laboral sufre alguna mutaci贸n frente al concurso o quiebra del empleador. La respuesta afirmativa se impone, ya que el orden p煤blico laboral tiene caracter铆sticas propias que lo distinguen del orden p煤blico en general, y frente al concurso -preventivo o liquidativo- del empleador se estar谩 frente a una nueva silueta del orden p煤blico (v.gr. renuncia al privilegio del art. 43, extinci贸n del convenio de empresa a partir de la adquisici贸n de la empresa del art. 198, el adquirente de la empresa no es sucesor del fallido del art. 199).17
2.2. Plazo de continuaci贸n del contrato de trabajo. El art. 191, inc. 2, establece que el juez, al autorizar la continuaci贸n de la actividad de la empresa
16 La alteraci贸n en las condiciones del contrato debe ser razonable. La ley consagra la obligaci贸n del adquirente de respetar los derechos que ten铆a cuando trabaj贸 en el per铆odo de continuaci贸n de la explotaci贸n, lo que importa por un lado respetar la persona del trabajador, y por el otro permitir al empleador ejercer sus facultades de direcci贸n en forma razonable, de manera tal que no le cause al trabajador un perjuicio material ni moral durante la ejecuci贸n del contrato (arg. art. 66, L.C.T.): Ello implica no afectar las condiciones esenciales del contrato de trabajo.
17 Ello sin perjuicio que el orden jur铆dico ha sufrido desde mediados del siglo pasado la penetraci贸n del derecho social el cual postula armonizar los dos principales factores de la empresa: el capital y el trabajo, considerando a este 煤ltimo como un acto humano en el cual la fuerza con que se trabaja es inherente a la persona y enteramente propia de aquel que con ella trabaja. La tutela de los derechos del trabajador ha sido desde la sanci贸n del Dec. ley 19.551/72 hasta el presente un principio fundamental que alienta todo el articulado del ordenamiento concursal, constituy茅ndose en una premisa obligatoria para efectuar la interpretaci贸n de sus normas (conf. CNCom., en pleno, 28/6/2006, 聯Vitale, Oscar S c/Club Atl茅tico Excursionistas s/Concurso s/Incidente de revisi贸n聰, L.L. Online: 35003594).
o de alguno de sus establecimientos, debe establecer el plazo por el que continuar谩 la explotaci贸n, que podr谩 ser prorrogado por una sola vez.
El 煤ltimo p谩rrafo del art. 190, incorporado por la ley 25.589 y mantenido por la ley 26.684, permite al juez 聯extender los plazos que se prev茅n en la ley para la continuidad de la empresa, en la medida que ello fuere razonable para garantizar la liquidaci贸n de cada establecimiento como unidad de negocio y con la explotaci贸n en marcha聰, lo cual contrasta con lo normado por el inc. 2 precitado que establece que la continuaci贸n de la explotaci贸n ser谩 por tiempo determinado, lo que se traslada a los contratos laborales continuados, que ser谩n por tiempo determinado. La posibilidad de extender los plazos legales que establece el art. 190 relativiza el car谩cter de contrato por tiempo determinado, al igual que el plazo de cuatro (4) meses que establecen el inc. 7 del art. 205 y el art. 217, L.C.
Si el juez no se pronuncia sobre la extensi贸n del contrato o de la explotaci贸n, los contratos de los trabajadores elegidos durante el per铆odo de continuaci贸n se extinguen al vencimiento del plazo establecido conforme el inc. 2 del art. 191, salvo que el juez haya decidido 聯extender聰 los plazos legales para la continuidad.
2.3. Disoluci贸n del contrato de trabajo por quiebra. Establece el segundo p谩rrafo del art. 198 de la ley 24.522 que, en los supuestos de despido del dependiente por el s铆ndico, cierre de la empresa o adquisici贸n por un tercero, el contrato de trabajo se resuelve definitivamente.
El despido se produce y tiene efectos, m谩s all谩 de su notificaci贸n al dependiente. La omisi贸n de la notificaci贸n no impide el despido ni tiene sanci贸n econ贸mica.18 La ley no requiere una comunicaci贸n recepticia, sino tan solo que se decida el despido, el cierre de la empresa o la compra por un tercero.
Si bien de ello se desprende que el adquirente quedaba desligado de las relaciones laborales, el art. 199 de la ley 24.522 -texto original- ratifica dicha l铆nea de pensamiento y para que no quede ninguna duda establece que el adquirente de la empresa 聯no es considerado sucesor del fallido 聟聰, liberando al adquirente de toda responsabilidad por los importes adeudados a los dependientes por el fallido o el concurso.19
Con la modificaci贸n realizada por la ley 26.684 al art. 199 de la ley de concursos y quiebras, el adquirente de la empresa cuya explotaci贸n haya continuado s贸lo ser谩 considerado sucesor del concurso con respecto a los derechos laborales de los trabajadores cuya relaci贸n se mantuvo durante ese per铆odo. En consecuencia, no es sucesor del fallido sino en ese concepto y los importes adeudados con anterioridad (v.gr. indemnizaciones por despido, etc.), deben ser reclamadas en el concurso mediante la verificaci贸n o pronto pago. Ello siempre que el adquirente no sea una cooperativa de trabajo, en cuyo caso deber谩 estarse al r茅gimen de la ley de cooperativas 20.337.
18 C谩mara-Martorell, 聯El Concurso Preventivo y la Quiebra聰, t. IV, p谩g. 546.
19 En cambio, el art. 198 del Dec. ley 19.551/72 -antecedente del art. 199- establec铆a que el adquirente de la empresa 聯聟es considerado sucesor del fallido y del concurso respecto de los contratos laborales聟聰.
Sin duda que ello facilita la adquisici贸n de un establecimiento perteneciente a la sociedad quebrada, aunque complica enormemente la situaci贸n del trabajador que sostuvo la continuaci贸n, quien muchas veces se quedar谩 sin cobrar.
El desbalanceo en favor del comprador de la empresa se corrigi贸 con la ley 26.684 (B.O. 30/6/2011), que estableci贸 que el adquirente de la empresa cuya explotaci贸n haya continuado s贸lo ser谩 considerado sucesor del concurso con respecto a los derechos laborales de los trabajadores cuya relaci贸n se mantuvo en este per铆odo.
2.4. Indemnizaci贸n por extinci贸n del contrato. En el caso de extinci贸n del contrato de trabajo por: a) haber transcurrido el plazo de suspensi贸n sin que se hubiera decidido la continuaci贸n; b) por haber transcurrido el plazo de continuaci贸n fijado por el juez conforme el art. 191 inc. 2, sin que se haya prorrogado; c) por haber dispuesto el s铆ndico dentro de los sesenta (60) d铆as de suspensi贸n que el dependiente debe cesar, sin que antes se haya dispuesto su continuaci贸n;20 corresponden las siguientes indemnizaciones:
a) Preaviso: trat谩ndose del despido por quiebra, no corresponde el preaviso ni la indemnizaci贸n sustitutiva, m谩s a煤n en el r茅gimen de la ley 24.522 donde no se califica la conducta del fallido. Siendo que el art. 231, L.C.T., contempla el supuesto de rescisi贸n del contrato 聯por voluntad de una de las partes sin previo aviso聰, y en el caso se trata de la resoluci贸n por imperio legal, que no depende de la voluntad del empleador.
b) Integraci贸n del mes de despido: por los motivos expuestos en el punto anterior, no corresponde la indemnizaci贸n por integraci贸n del mes de despido.
c) Antig眉edad o despido injustificado: la indemnizaci贸n por antig眉edad o despido injustificado (art. 245, L.C.T.), procede de acuerdo al art. 251, L.C.T., que establece que 聯Si la quiebra del empleador motivara la extinci贸n del contrato de trabajo y aqu茅lla fuera debida a causas no imputables al mismo, la indemnizaci贸n correspondiente al trabajador ser谩 la prevista por el art. 247. En cualquier otro supuesto dicha indemnizaci贸n se calcular谩 conforme a lo previsto por el art. 245. La determinaci贸n de las circunstancias a que se refiere este art铆culo ser谩 efectuada por el juez de la quiebra al momento de dictar la resoluci贸n sobre la procedencia y alcance de las solicitudes de verificaci贸n formuladas por los acreedores聰.
En consecuencia, ser谩 el juez de la quiebra quien decidir谩 si corresponde la indemnizaci贸n completa o duplicada del art. 245, L.C.T. o la indemnizaci贸n simple o reducida del art. 247, L.C.T.
Se ha dicho que la doctrina laboralista prefiere tomar la indemnizaci贸n del art. 245, L.C.T., como regla general, mientras que la doctrina comercialista se inclina por tomar la indemnizaci贸n art. 247 como regla y la del art. 245 como excepci贸n.21
Si bien con el mero dictado de la sentencia de quiebra el trabajador se hace acreedor a la indemnizaci贸n del art. 247, L.C.T., lo cual constituye el piso de la reparaci贸n, no lo es menos que es necesaria la prueba de que la quiebra se produjo por causas no imputables al empleador -supuesto que lleva a la reparaci贸n reducida-, lo cual ha llevado al dictado de un plenario de la C谩mara Nacional del Trabajo, donde se sostuvo la exigencia legal de ser probada la causal de ajenidad de la voluntad a fin de la reducci贸n de la indemnizaci贸n.22 Exigirle al empleador la prueba de que la quiebra se ha debido a causas ajenas a su voluntad, no s贸lo se corresponde con lo normado por el art. 375 del C.P.C.C., sino por la remisi贸n expresa del art. 273, inc. 9, L.C., que remite a
20 La indemnizaci贸n en el caso de extinci贸n del v铆nculo laboral por decisi贸n del s铆ndico, luego de la continuaci贸n de la explotaci贸n ser谩 analizado aparte.
21 C谩mara-Martorell, 聯El Concurso Preventivo y la Quiebra聰, t. IV, p谩g. 555.
22 CNTrab., en pleno, 9/10/72, E.D. 46-547, 聯Medina, Miguel y otro c/Provedur铆as Argentinas S.A.聰, donde se dijo: 聯En los casos previstos por el art. 157 del C.Comercio -ley 11.729-, la sola declaraci贸n de quiebra por aplicaci贸n de la ley 11.719 no exime al empleador del pago de la indemnizaci贸n 铆ntegra por antig眉edad si no acredit贸 que el estado de falencia obedeci贸 a causas ajenas a su voluntad聰 (L.L. 149-73; D.T. 1973-34).
las 聯normas comunes a la naturaleza de la relaci贸n de que se trate聰, lo cual nos remite a las normas laborales.
De manera que la regla ser谩 la indemnizaci贸n completa del art. 245, por lo que en principio el trabajador cesante por la quiebra del empleador tiene derecho al cr茅dito que le reconoce dicho art铆culo, a la fecha de la extinci贸n del v铆nculo, y ello es congruente no s贸lo con lo normado por los arts. 1735 y 1736 del C.C.C.N., 375 del C.PC.C. y 273 inc. 9, L.C., sino que se corresponde con el criterio que considera ajeno al dependiente de los riesgos y manejo de la empresa, por lo que la reducci贸n de la indemnizaci贸n ser谩 un supuesto de excepci贸n, y el dependiente, salvo que la prueba exprese lo contrario, tendr谩 el cr茅dito caracterizado en el art. 245, L.C.T.23
2.5. Tribunal que determina la imputabilidad de la quiebra. El art. 251, L.C.T., previo a la reforma de la ley 24.522, establec铆a que la determinaci贸n de las circunstancias que llevaron a la quiebra -causas no imputables al empleador- ser谩 efectuada por el juez con competencia en lo laboral.
Ello estaba en sinton铆a con los arts. 265, L.C.T. y 5 de la ley de procedimiento laboral bonaerense 11.653, que exclu铆an del fuero de atracci贸n a los procesos laborales en etapa de conocimiento.
La soluci贸n legal confiriendo competencia exclusiva al juez laboral para determinar la imputabilidad de la falencia resultaba censurable porque pod铆a generar contradicci贸n con lo resuelto por el juez concursal al calificar la conducta del fallido -sin perjuicio de que podr铆a ser revisado al verificar-, que no solo es quien est谩 en mejores condiciones para analizar la conducta del fallido, sino es quien tiene la competencia para hacerlo.24
Como consecuencia de ello, hasta la vigencia de la ley 24.522 hab铆a un doble juzgamiento de la conducta del fallido empleador: a) la que realizaba el juez laboral en el juicio de despido; y b) la que realizaba al juez concursal al calificar la conducta del concursado, ya que ten铆a que determinar si la quiebra era casual, culpable o fraudulenta.
La ley 24.522/1995, en su art. 294, modific贸 el art. 251 de la L.C.T., y estableci贸 que 聯La determinaci贸n de las circunstancias 聟 ser谩 efectuada por el juez de la quiebra al momento de dictar la resoluci贸n sobre la procedencia y alcances de las solicitudes de verificaci贸n formuladas por los acreedores聰, con lo que la calificaci贸n de la imputabilidad pas贸 a ser efectuada por el juez de la quiebra.25 Asimismo, en los arts. 21 y 132, referentes al fuero de atracci贸n, estableci贸 la atracci贸n concursal de las causas laborales en tr谩mite.26
23 Quintana Ferreyra, Francisco-Albert铆, Edgardo M., 聯Concursos聟聰, t. III, comentario al art. 187, p谩g. 512, cit. por C谩mara-Martorell, 聯El Concurso Preventivo y la Quiebra聰, t. IV, p谩g. 557).
24 Ver el desarrollo realizado en C谩mara-Martorell, 聯El Concurso Preventivo y la Quiebra聰, t. IV, p谩gs. 558/559.
25 La oportunidad que ha tenido en cuenta el legislador -al verificar- es criticable, ya que si se trata de la verificaci贸n tempestiva, en dicha oportunidad el juez no tendr谩 elementos para resolver sobre las causas de la crisis patrimonial -lo cual reci茅n va a acontecer con la presentaci贸n del Informe General del art. 39, L.C. y sus observaciones-. Si la verificaci贸n se realiza luego de presentado dicho informe y vencido el plazo para realizar observaciones, reci茅n all铆 el juez del concurso tendr谩 elementos para resolver el reclamo del trabajador y analizar si la quiebra ha sido por causas ajenas al empleador.
26 Si bien ello permit铆a que un 煤nico juez analizara las causas de la quiebra, trajo como problemas: a) quitar a los trabajadores del juez especial; b) generar un cuello de botella en la resoluci贸n de los juicios laborales que se empezaban a acumular en un 贸rgano no especializado y donde se manejaban principios que resultaban ajenos al fuero laboral; c) la aplicaci贸n de la caducidad de la instancia; d) la necesidad de tener que litigar ante un tribunal alejado del domicilio y/o lugar de trabajo, que en el caso del trabajador afecta el derecho de defensa y la protecci贸n de sus derechos.
Con la reforma introducida por la ley 26.086/2006 al fuero de atracci贸n, en los arts. 21 y 132, L.C., las causas volvieron al fuero laboral, por lo que se volvi贸 a la dualidad apuntada, por lo que -en virtud de lo normado por el art. 251, L.C.T.- el juez laboral se podr铆a limitar a otorgar la reparaci贸n del art. 247, L.C.T., quedando el resto en manos del juez del concurso. Ello sin perjuicio de que, como la resoluci贸n del juez laboral no tiene eficacia de cosa juzgada material ante el juez del concurso, es m谩s razonable que el juez laboral se expida y al insinuarse el trabajador en sede concursal se analice si la quiebra se debi贸 o no a causas ajenas al empleador -supuesto infrecuente-. Es que la sentencia obtenida en sede laboral es 聯t铆tulo聰 verificatorio y no 聯pronunciamiento聰 verificatorio (conf. art. 56, L.C.). En la pr谩ctica, no se observan demasiados inconvenientes al mecanismo actual, ya que no suele ocurrir que la falencia se deba a causas ajenas al empresario, siendo el 聯doble conforme聰 de las causas de la falencia el mejor sistema.27
2.6. Quiebra del empleado. La quiebra del empleado no altera, en principio,28 el v铆nculo laboral, ya que el fallido conserva la facultad de desempe帽ar tareas artesanales, profesionales o en relaci贸n de dependencia (art. 104, L.C.), extendi茅ndose el desapoderamiento a la parte embargable de la remuneraci贸n (art. 108, inc. 2, L.C.).
2.7. El empleado de la quiebra. El empleado contratado por el s铆ndico (art. 263, L.C.), no depende del Estado, ni del juez de la quiebra, ni tan siquiera del propio s铆ndico, sino que es dependiente del concurso, quien es su empleador.29
3. Jurisprudencia.
3.1. Efectos de la quiebra en el contrato de trabajo. Las cuestiones concernientes a los efectos del auto declarativo de quiebra que no se encuentra firme, a la clase de derechos con que deben concurrir los trabajadores al proceso concursal, a las consecuencias que se susciten con motivo de la ejecuci贸n del fallo y, en general, relativas a la aplicaci贸n de las normas de la ley 19.551 -hoy 24.522-, en lo que no hace espec铆ficamente al tema de la procedencia o no de los rubros reclamados en orden a lo preceptuado por la ley de Contrato de Trabajo, son ajenas a la competencia de la justicia laboral -cuya actuaci贸n finaliza con la etapa de conocimiento declarativa de derechos- y propias del juez de la quiebra de acuerdo con lo dispuesto por los arts.136 de la ley 19.551 -hoy 132, L.C.- 265 de la ley de Contrato de Trabajo -hoy derogado por art. 293, L.C.- y 5 del decreto-ley 7718/71 -hoy 5, ley 11.653-(SCBA, L. 34.225, S, 23/04/85, Juez MARTOCCI (SD), 聯HERRERA, Oscar Adolfo c/Banco Oddone S.A. s/Indemnizaci贸n por despido, etc.聰, 聯Ac. y Sent.聰 1985-I, 542; SCBA, L. 33.448, S, 07/08/84, Juez SALAS (SD), 聯Roch贸n, Daniel D. y otros c/Banco Odone s/Despido聰, 聯Ac. y Sent.聰 1984-I, 415).
27 El desajuste que provoca que dos jueces distintos tengan que analizar un mismo hecho es m谩s te贸rico que real, y suele ocurrir en materia de accidentes de tr谩nsito o de violencia familiar cuando se analizan hechos en materia civil y penal, sin que se generen problemas insuperables que generen que las causas laborales vuelvan a sede concursal (mal mayor).
28 Excepcionalmente la situaci贸n de quebrado puede alterar la situaci贸n laboral cuando ello hace a las condiciones de confianza requeridas por el empleo, tal como sucede con ciertas profesiones o funciones, lo cual depende de cada estatuto o contrato particular.
29 C脿mara-Martorell, 聯El Concurso Preventivo y la Quiebra聰, t. IV; p谩g. 575.
El art. 186 de la ley 19.551 (actual art. 196, ley 24.522) establec铆a que la quiebra no produce la extinci贸n del contrato de trabajo sino su suspensi贸n por el plazo de 60 d铆as, vencido el cual si no se ha decidido la continuaci贸n de la empresa, el contrato queda extinguido por disposici贸n de la Ley; quiere decir entonces que no existe en realidad despido voluntario sino extinci贸n legal y autom谩tica del contrato de trabajo. Al no ser decidida por el empleador la resoluci贸n del v铆nculo quien adem谩s a partir del auto de quiebra es apartado de su conducci贸n, el adicional por rescisi贸n sin justa causa resulta improcedente (conf. CNTrab., sala IV, 30/5/84, D.T. 1984-B, 1262; CNTrab., sala VII, 22/10/82, J.A. 1983-II, 668) (SCBA, Ac. 61.479, 28/10/97, 聯L贸pez, Carlos y otros s/Incidente de pronto pago de cr茅dito en Estrella de Mar S.A. Quiebra聰 y su acumulada 聯Dos Mar铆as S.A. Quiebra. Incidente de verificaci贸n y pronto pago por Castro, Luis y otros聰, DJBA 154-114, L.L.B.A. 1998-350). 3.2. Quiebra. Indemnizaci贸n por preaviso. Si la extinci贸n del contrato de trabajo se produce por disposici贸n legal autom谩ticamente y no por decisi贸n voluntaria del empleador,30 no configur谩ndose el supuesto f谩ctico que genera la denuncia voluntaria del contrato de trabajo que impone a las partes la obligaci贸n de cursar preaviso o pagar la indemnizaci贸n sustitutiva equivalente. En consecuencia, a los trabajadores les corresponden s贸lo las indemnizaciones a que se refiere expresamente el art. 251 de la Ley de Contrato de Trabajo, seg煤n sea el caso, pero no tienen derecho a reclamar la respectiva indemnizaci贸n sustitutiva del preaviso, no contemplada para ese supuesto en dicha norma ni en ninguna otra de la Ley de Contrato de Trabajo. Como as铆 tambi茅n se ha destacado que no reviste inter茅s para el juzgamiento del tema la conducta atribuible al fallido, por cuanto no surge de las normas legales de aplicaci贸n que se refieren al instituto del preaviso, que la imputabilidad -o no- al mismo de las causas que motivaron la quiebra del empleador, resulte de aplicaci贸n para determinar luego si se encontraba obligado al otorgamiento del preaviso o en su caso a la indemnizaci贸n sustitutiva equivalente, siendo que el art. 251 de la Ley de Contrato de Trabajo tiene en cuenta tales circunstancias, pero s贸lo para establecer cu谩l indemnizaci贸n por antig眉edad corresponde de las previstas respectivamente en los arts. 245 y 247 de tal cuerpo legal (conf. causa L. 53.165 del 20-IX-94) (SCBA, L. 60.163, 23/9/97, "Aguiar, Manuel y otros contra Indutl谩ntica S.A.I.C. y otra. Indemnizaci贸n por despido, etc.").
Trat谩ndose el supuesto de quiebra de la empresa de un caso de extinci贸n del v铆nculo laboral por disposici贸n legal y no por voluntad de una de las partes, no corresponde hacer lugar al preaviso. Es decir, no procede la indemnizaci贸n por preaviso cuando las cesant铆as no se producen por decisi贸n de la empleadora, sino como consecuencia del estado de quiebra o de la finalizaci贸n de la suspensi贸n dispuesta por la ley (C谩m. Civ. y Com. 1ra., Sala II, Mar del Plata, 130.895, RSD. 43/2005, S, 11/02/2005, 聯Avalos, Juan R. c/Dondero Hnos. y C铆a. SACIFI s/ Quiebra s/Incidente de pronto pago聰).
Siendo que la ruptura del contrato de trabajo se produjo por la quiebra de la compa帽铆a aseguradora empleadora, como consecuencia de la resoluci贸n de la autoridad administrativa de contralor que dispuso su liquidaci贸n judicial, no es procedente los rubros reclamados por el empleado de preaviso o indemnizaci贸n sustitutiva equivalente. Ello as铆 por cuanto no media denuncia
30 Esto es si la extinci贸n del contrato de trabajo se produce por la sentencia de quiebra, y no antes.
voluntaria del contrato por el empleador ya que el distracto resulta consecuencia autom谩tica de una disposici贸n legal (art. 196 y 294 ley 24.522; 51 y 52 ley 20.091; 156 y 251 ley de Contrato de Trabajo) (C谩m. Civ. y Com. Sala II, Azul, 40.377, RSD. 97/99, S, 16/09/99, 聯Misuraca, Eduardo Francisco s/Incidente de Revisi贸n聰, L.L.B.A. 2000-1220).
Trat谩ndose el supuesto de quiebra de la empresa de un caso de extinci贸n del v铆nculo laboral por disposici贸n legal y no por voluntad de una de las partes, no cabe hacer lugar al preaviso (CNTrab., sala II, 31/5/91, 聯Muhs, Alba c/Sudamtex S.A.聰, TySS. 1991-818). 3.3. Quiebra. Indemnizaci贸n por despido. El criterio indemnizatorio sentado por el art. 251 de la LCT (texto seg煤n art. 294 de la LCQ) se aplica "si la quiebra del empleador motivara la extinci贸n del contrato de trabajo...", pero no opera con respecto a aquellos contratos de trabajo que han quedado disueltos con anterioridad a la fecha de declaraci贸n de falencia a ra铆z de una causa diferente a esta 煤ltima (arg. ETALA, Contrato de Trabajo, p谩g. 607/609, ed. Astrea; GARCIA MARTINEZ, R. op. cit. p谩g. 489/491 y 496/497). Desde esta perspectiva, la indemnizaci贸n prevista en el art铆culo 247 de la LCT por aplicaci贸n de los art. 251 del mismo cuerpo legal y el art. 294 de la LCQ alcanza solamente a los contratos de trabajo extinguidos a ra铆z de la declaraci贸n de falencia. Respecto de los contratos de trabajo extinguidos luego de la falencia, dispone el art铆culo 198 de la ley falencial que: "Los sueldos, jornales y dem谩s retribuciones que en lo futuro se devenguen con motivo del contrato de trabajo, deben ser pagados por el concurso en los plazos legales y se entiende que son gastos del juicio, con la preferencia del art铆culo 240. En los supuestos de despido del dependiente por el s铆ndico, cierre de la empresa, o adquisici贸n por un tercero de ella o de la unidad productiva en la cual el dependiente cumple su prestaci贸n, el contrato de trabajo se resuelve definitivamente. El incremento de las indemnizaciones que pudieren corresponder por despido o preaviso por el trabajo durante la continuaci贸n de la empresa, gozan de la preferencia del art铆culo 240, sin perjuicio de la verificaci贸n pertinente por los conceptos devengados hasta la quiebra. Los convenios colectivos de trabajo relativos al personal que se desempe帽e en el establecimiento o empresa del fallido, se extinguen de pleno derecho respecto del adquirente, quedando las partes habilitadas a renegociarlos". Puede extraerse de la norma citada, pues, que el contrato de trabajo de aquel dependiente que contin煤a prestando sus servicios con motivo de la continuaci贸n de la explotaci贸n empresaria se "reconduce parcialmente" en los t茅rminos del art. 196 3er. p谩r, LCQ, es decir, es plenamente v谩lido, por lo que contin煤a surtiendo efectos para ambas partes. Por consiguiente, es l贸gico pensar que si el contrato laboral permanece vigente, la posterior resoluci贸n del mismo no ser谩 a causa de la declaraci贸n de quiebra como indica el art铆culo 197 LCQ, sino que tendr谩 otro justificativo legal. Es este el alcance que parece dar la doctrina a la disposici贸n citada "supra", expresando al respecto que "...la norma contempla tres hip贸tesis distintas: 1) despido del dependiente por el s铆ndico, luego del plazo de elecci贸n de personal del art铆culo 197; 2) cierre de la empresa que se ha ordenado continuar, antes de su venta y traspaso a un adquirente; 3) adquisici贸n de la empresa o de la unidad productiva donde trabajaba a un tercero. En los tres
casos el contrato de trabajo se extingue definitivamente. 驴Puede considerarse que aqu铆 existe una resoluci贸n por quiebra? Creemos que no, que no es el caso; tampoco puede haber dos despidos sucesivos por quiebra. Se tratar谩 de un despido simple, sin causa y el trabajador tendr谩 derecho a todas las indemnizaciones que le correspondan..." (GARCIA MARTINEZ, Roberto; Derecho Concursal, p谩g. 496, ed. Abeledo Perrot, septiembre de 1997). En id茅ntico sentido se expide Etala, quien al comentar el art铆culo 251 de la Ley de Contrato de Trabajo se帽ala que: "Decretada la continuaci贸n de la actividad empresaria, si m谩s adelante se dispone la extinci贸n de algunos contratos de trabajo, tal decisi贸n no ser谩 juzgada como cese por quiebra sino por voluntad del empleador" (ETALA, Carlos; Contrato de Trabajo, p谩g. 608, ed. Astrea, 2000). Por su parte, Negre de Alonso opina que: "En el supuesto de continuidad los trabajadores elegidos proseguir谩n su relaci贸n laboral con la nueva administraci贸n, o sea con el s铆ndico. No hay suspensi贸n del convenio colectivo, y se deben respetar las normas laborales, pues no existe legislaci贸n especial para este per铆odo. Vendida la empresa el trabajador ser谩 notificado de la extinci贸n del contrato de trabajo que se provoca por imperio legal [...] En este caso tambi茅n se desdobla la indemnizaci贸n: la correspondiente al per铆odo trabajado para el fallido es deuda prefalimentaria y debe ser insinuada en el pasivo; lo pertinente a la administraci贸n del s铆ndico debe abonarse como gastos de conservaci贸n y justicia." (NEGRE DE ALONSO, Liliana T.; Contratos Laborales en la quiebra; p谩gs. 206/7, ed. Rubinzal Culzoni, 2001). Se extrae, pues, que "...una vez declarada la continuaci贸n de la actividad empresaria y el trabajador ha sido elegido, la extinci贸n del contrato posterior por cualquiera de las modalidades que establece el art铆culo 198 de la LC, tambi茅n lleva, en cuanto al monto, dos tr谩mites distintos; hasta la declaraci贸n de quiebra debe insinuarse como deuda del fallido, con los privilegios de ley, y todo lo generado posteriormente debe reclamarse al concurso, tambi茅n como gasto de conservaci贸n y de justicia. Desde el momento en que se ordena la continuidad, la relaci贸n con el trabajador se rige por la legislaci贸n laboral, consecuentemente deben abon谩rsele todos los rubros que la misma reconoce como si la empresa estuviera "in bonis", verbigracia: el preaviso" (NEGRE DE ALONSO; op. cit. p谩g. 208). Podemos concluir, entonces, que la extinci贸n del contrato de trabajo durante la explotaci贸n de la empresa no es a ra铆z de la declaraci贸n de quiebra sino por otro motivo legal, por lo que los rubros indemnizatorios a liquidar no se ven afectados por la calificaci贸n de conducta efectuada por el "a quo" en los t茅rminos del art. 294 de la LCQ. Cam. Civ. y Com. Sala II, Mar del Plata, 129.008, 12/10/2004, RSD. 646/2004, "Bioca, Rub茅n Oscar c/Dondero Hnos. y C铆a. s/Quiebra s/Pronto pago聰.
ARTICULO 197.- Elecci贸n del personal. Resuelta la continuaci贸n de la empresa, el s铆ndico debe decidir, dentro de los DIEZ (10) d铆as corridos a partir de la resoluci贸n respectiva, qu茅 dependientes deben cesar definitivamente ante la reorganizaci贸n de las tareas.
En ese caso se deben respetar las normas comunes y los dependientes despedidos tienen derecho a verificaci贸n en la quiebra. Los que contin煤an en sus funciones tambi茅n pueden solicitar verificaci贸n de sus acreencias. Para todos los efectos legales se considera que la cesaci贸n de la relaci贸n laboral se ha producido por quiebra.
No ser谩 de aplicaci贸n el presente art铆culo en los casos de continuidad de la explotaci贸n a cargo de una cooperativa de trabajadores o sujeto de derecho constituido por trabajadores de la fallida. (p谩rrafo incorporado por art. 23 de la Ley N 26.684 B.O. 30/06/2011)
1. Concordancia. Art. 187, Dec. ley 19.551/72.
2. Comentario.
2.1. Elecci贸n del personal. Si se trata de una empresa, el s铆ndico puede decidir si corresponde la continuaci贸n inmediata de la explotaci贸n (art. 189, L.C.),31 en cuyo caso debe comunicarlo al juez de la quiebra dentro de las veinticuatro (24) hs. El juez puede adoptar las medidas que estime pertinentes -v.gr. reducir personal-, incluso la reducci贸n o cesaci贸n de la explotaci贸n (art. 189, L.C.).
Se haya decidido la continuaci贸n inmediata o no, dentro de los veinte (20) d铆as corridos de la aceptaci贸n del cargo, el s铆ndico debe informar sobre la posibilidad de continuar con la explotaci贸n de la empresa o de alguno de sus establecimientos (art. 190, L.C.), en cuyo caso debe expedirse -entre otros aspectos- sobre los contratos en curso de ejecuci贸n que deben mantenerse -entre ellos el contrato de trabajo- (inc. 5) y los colaboradores que necesitara para la administraci贸n de la explotaci贸n -coadministrador, personal que si tener tal car谩cter colaborar谩 en la administraci贸n- (inc. 7).
Dentro de los diez (10) d铆as h谩biles de la presentaci贸n del informe del art. 190, L.C., el juez debe dictar la resoluci贸n del art. 191 donde deber谩 admitir o rechazar la continuaci贸n, en la cual -entre otros aspectos- decidir谩 sobre la cantidad y calificaci贸n del personal que continuar谩 afectado a la explotaci贸n (inc. 3), la designaci贸n o no de uno o m谩s administradores; la autorizaci贸n al s铆ndico para contratar colaboradores de la administraci贸n (inc. 5), y los contratos en curso de ejecuci贸n que se mantendr谩n; los dem谩s quedar谩n resueltos (inc. 6).
Dentro de los diez (10) d铆as corridos de notificado32 la resoluci贸n del art. 191, el s铆ndico -y no el administrador o coadministrador- debe decidir qu茅
31 Ello generalmente sucede cuando el s铆ndico se constituye en el establecimiento para incautar y clausurar, donde sobre la marcha decide no clausurar y que contin煤e la explotaci贸n, lo cual debe ser puesto en conocimiento del juez dentro de las veinticuatro (24) horas.
32 Si bien el art. 197 establece que el s铆ndico debe decidir dentro de los diez (10) d铆as corridos a partir de la resoluci贸n respectiva, esto es la resoluci贸n del art. 191, el plazo se debe contar desde la notificaci贸n de dicha resoluci贸n (conf. Quintana Ferreyra, Francisco-Alberti, Edgardo M., 聯Concursos聟聰, t. III, comentario al art. 187, p谩g. 498; C谩mara, H茅ctor-Martorell, Ernesto, 聯El Concurso Preventivo y la Quiebra聰, t. IV, Lexis Nexis, 2007, p谩g. 544).
dependientes deben cesar [definitivamente]33 y, en su caso, reorganizar las tareas.34 Para ello debe tener en cuenta las pautas que debi贸 haber indicado el juez sobre cantidad y calificaci贸n de personal que continuar谩 afectado a la explotaci贸n (art. 191, inc. 3, L.C.).
En ese caso se deben respetar las normas comunes, esto es las normas laborales pertinentes.35
Si el s铆ndico no respeta las normas comunes -esto es las normas especiales del derecho laboral- en la selecci贸n del personal que habr谩 de cesar en sus funciones, los afectados pueden: a) pedir la revisi贸n de dicha medida al juez de la quiebra36 -soluci贸n que ha sido criticada por Fern谩ndez Madrid y tiene sustento jurisprudencial-;37 y b) considerarse afectados en sus leg铆timos derechos -injuriado- y accionar judicialmente por despido indirecto, acci贸n que tramitar谩 ante el juez laboral que corresponda.
Cuando el art. 197 dice que 聯los dependientes despedidos tienen derecho a verificaci贸n en la quiebra. Los que contin煤an en sus funciones tambi茅n pueden solicitar verificaci贸n de sus acreencias聰, est谩 repitiendo innecesariamente la facultad que tienen los acreedores laborales, ya sea que se hubiera dispuesto la continuaci贸n o no, de verificar sus cr茅ditos, que ya hab铆a sido enunciada en el segundo y tercer p谩rrafo del art. 196, L.C., y que est谩 comprendida en el car谩cter necesario de la verificaci贸n que emerge de los arts. 200 y 202, L.C.
33 La ley dice que, si el s铆ndico decide que el trabajador no contin煤e, cesa 聯definitivamente聰 la relaci贸n laboral. Si bien la t茅cnica es deficiente, ya que no hay un cese provisorio y otro definitivo, la norma est谩 queriendo indicar que la decisi贸n del s铆ndico no puede ser modificada por el juez -salvo que se haya apartado de lo resuelto en funci贸n del art. 191 inc. 3, L.C.- y que la extinci贸n no puede ser dejada sin efecto a ra铆z de la conclusi贸n de la quiebra.
Se ha considerado m谩s razonable que sea el juez quien, en definitiva, deba decidir sobre este particular (Grispo, 聯Tratado聟聰, t. 5, p谩g. 218), lo cual no es razonable no s贸lo porque es una consecuencia del desapoderamiento (art. 110, L.C.) y hace a las facultades del s铆ndico a tenor del art. 192, L.C., sino por la din谩mica laboral y los tiempos que insumir谩 la decisi贸n judicial, sin perjuicio de que el s铆ndico se debe manejar en el marco dispuesto por el juez a tenor del art. 191 inc. 3, L.C.
En cambio, para contratar o reincorporar trabajadores debe contar con la autorizaci贸n del juez de la quiebra.
34 El art. 197 parte del supuesto que la reorganizaci贸n de la empresa requiere necesariamente disminuir el costo laboral y, por ende, que parte de los trabajadores cesen en sus funciones.
35 Deber谩 comenzarse por el personal menos antiguo dentro de cada especialidad. Respecto del personal ingresado en un mismo semestre, debe comenzarse por el que tuviere menos cargas de familia, aunque con ello se alterase el orden de antig眉edad (art. 238, L.C.T.). En la opci贸n no puede preferirse el despido de la mujer embarazada (art. 193, 194 y 195, L.C.T.), ni a quien se encuentre de licencia por enfermedad o accidente, ni al representante gremial (arts. 225, 228, 232, L.C.T.; 40, 48 y 52, ley 23.551). En principio, no corresponde la indemnizaci贸n por causa de matrimonio, ya que el cese de la relaci贸n laboral se ha producido por la quiebra (arts. 197, segundo p谩rrafo, L.C.; 196, 197 y 198, L.C.T.). Si se trata de un representante gremial de la empresa quebrada, no corresponde considerar que hay una pr贸rroga de su mandato, por lo que puede disponerse que no contin煤e trabajando ya que el distracto se debe a un imperativo legal producto de la quiebra y no de la voluntad del empleador, aunque la situaci贸n no dista de ser pac铆fica m谩xime cuando la funci贸n que deben cumplir se torna m谩s necesaria en la situaci贸n de crisis que atraviesa la empresa. Ahora bien, cuando el apoderamiento de la empresa pasa a una cooperativa de trabajo, al no tratarse de trabajadores en relaci贸n de dependencia, no podr谩 sostenerse la representaci贸n sindical (pensada para defender al trabajador del empleador).
36 Grispo, Jorge Daniel, 聯Tratado sobre la Ley de Concursos y Quiebras聰, t. 5, p谩g. 221.
37 Fern谩ndez Madrid, Juan C., 聯C贸digo de Comercio comentado聰, t. III, Errepar, 2000, p谩g. 2492, donde se sostiene que se trata de una facultad propia del s铆ndico que no puede ser cuestionada ni puede retrotraerse, y s贸lo puede dar lugar a la indemnizaci贸n por despido, y se cita el fallo de la CNCom., Sala C, 18/2/77, E.D. 74-305.
Para todos los efectos legales e indemnizatorios se considera que la cesaci贸n de la relaci贸n laboral -ya sea por no haber sido elegido para continuar o haber sido despedido despu茅s de haberse iniciado la continuaci贸n- se ha producido por quiebra.38
Si dispuesta la continuidad no se ha dicho nada respecto de los contratos que contin煤an, se entiende que subsisten todos los contratos, por lo que si m谩s adelante se dispone la extinci贸n de alguno antes de finalizar el plazo fijado para continuar con la explotaci贸n, tal extinci贸n no debe ser juzgada como producto de la quiebra, sino por voluntad del empleador.39
Esta norma no se aplica si act煤a una cooperativa de trabajadores, ya que el s铆ndico es ajeno a la integraci贸n de la cooperativa que tiene un r茅gimen espec铆fico (ley 20.337).
3. Jurisprudencia. 3.1. Actuaci贸n de una cooperativa. Corresponde dejar sin efecto la sentencia que consider贸 que el actor debi贸 ser ponderado trabajador dependiente de la sociedad cooperativa en los t茅rminos del art. 27 de la Ley de Contrato de Trabajo si surge con nitidez que tales asertos no pudieron ser sostenidos v谩lidamente con prescindencia de todo examen concerniente al sentido y esencia del tipo societario al que se adecuan las cooperativas de trabajo y al r茅gimen legal establecido por la ley 20.337, y adem谩s no debi贸 pasar por alto las normas que expidi贸 el INAC, como el art. 1掳 de la resoluci贸n 183/92, que tuvo como objeto reafirmar que el v铆nculo jur铆dico entre el asociado y la cooperativa de trabajo es de naturaleza asociativa y est谩 exento, por lo tanto, de toda connotaci贸n de dependencia y la resoluci贸n 360/75, que determin贸 las excepciones al principio de mutualidad rigurosa en las cooperativas de trabajo (CSN, 24/11/2009, L.15.XLII.RHE, 聯Lago Castro, Andr茅s Manuel c/Cooperativa Nueva Salvia Limitada y otros s/Despido聰, Fallos 332:261).40
38 Aunque tambi茅n se ha dicho que si luego de dispuesta la continuaci贸n se dispone la extinci贸n de algunos contratos de trabajo, tal decisi贸n no puede ser juzgada como cese por la quiebra sino por voluntad del empleador (C谩m. Civ. y Com. 1ra., Sala II, Mar del Plata, 130.895, RSD. 43/2005, S, 11/02/2005, 聯Avalos, Juan R. c/Dondero Hnos. y C铆a. SACIFI s/ Quiebra s/Incidente de pronto pago聰).
Cuando se ha resuelto la continuidad de la empresa en quiebra, los despidos posteriores al vencimiento del plazo de diez d铆as que prev茅 el art. 187, L.C. -hoy art. 197, L.C.- generan el derecho a la percepci贸n de indemnizaci贸n por omisi贸n de preaviso e integraci贸n del mes de despido (CNTrab., Sala III, 25/3/92, 聯Suero de Angellili, Delta R. en Angellili, Dar铆o c/Sudamtex S.A.聰, D.T. 1992-A, 687).
39 Conf. CNTrab., Sala I, 25/4/86, J.A. 1987-I, 167, cit. por C谩mara-Martorell, 聯El Concurso Preventivo y la Quiebra聰, t. IV, p脿g. 546, punto 238.2).
40 En dicha causa se consider贸 que las cooperativa de trabajo est谩n fundadas en el esfuerzo propio y la ayuda mutua para organizar y prestar servicios (ley 20.337, art. 2掳); tienen un r茅gimen particular que no puede ser soslayado., y se pas贸 por alto que la resoluci贸n 360/75 (20/5/75) del INAC, que determin贸 las excepciones al principio de mutualidad rigurosa en las cooperativas de trabajo, autorizando a que 茅stas pudieran utilizar servicios de personal en relaci贸n de dependencia s贸lo en los supuestos que enuncia. Dicha resoluci贸n -al igual que la 183/92- fueron expresamente declaradas vigentes por el Instituto Nacional de Asociativismo y Econom铆a Social (INAES), continuador a la postre del INAC (decreto 721/2000) mediante la resoluci贸n 1810/2007 (14/8/2007). S煤mase a ello que deber谩n ingresar sus aportes con destino al R茅gimen Nacional de la Seguridad Social como trabajadores aut贸nomos. Ello sin perjuicio del fraude laboral, como problema frecuente en algunas cooperativas de trabajo, situaci贸n en la que los empleadores utilizaban cooperativas de trabajo para reducir costes laborales mediante la no aplicaci贸n de las normas del trabajo existentes. Esta posibilidad se produc铆a por el hecho de que las cooperativas de trabajo tuviesen dos tipos de trabajadores: los socios trabajadores, a los que no se aplicaba la legislaci贸n laboral existente, y los trabajadores contratados, a los que s铆 se aplicaba. El problema surg铆a cuando las cooperativas de trabajo dejaban de ser verdaderas cooperativas (Conferencia Internacional del Trabajo, Actas provisionales, Octog茅sima novena reuni贸n, Ginebra, 2001, 18, p谩rr. 120). No se concibe, pues, la cooperativa de trabajo como una sociedad cerrada que instituya privilegios o
ARTICULO 198.- Responsabilidad por prestaciones futuras. Los sueldos, jornales y dem谩s retribuciones que en lo futuro se devenguen con motivo del contrato de trabajo, deben ser pagados por el concurso en los plazos legales y se entiende que son gastos del juicio, con la preferencia del Art铆culo 240.
Extinci贸n del contrato de trabajo. En los supuestos de despido del dependiente por el s铆ndico, cierre de la empresa, o adquisici贸n por un tercero de ella o de la unidad productiva en la cual el dependiente cumple su prestaci贸n, el contrato de trabajo se resuelve definitivamente. El incremento de las indemnizaciones que pudieren corresponder por despido o preaviso por el trabajo durante la continuaci贸n de la empresa, gozan de la preferencia del Art铆culo 240, sin perjuicio de la verificaci贸n pertinente por los conceptos devengados hasta la quiebra.
Los Convenios Colectivos de Trabajo relativos al personal que se desempe帽e en el establecimiento o empresa del fallido, se extinguen de pleno derecho respecto del adquirente, quedando las partes habilitadas a renegociarlos.
1. Concordancia. Art. 188, Dec. ley 19.551/72.
2. Comentario.
2.1. Pago de sueldos por la sindicatura. Trat谩ndose de los trabajadores afectados a la continuaci贸n, el pago de los jornales y dem谩s retribuciones devengados a partir de la sentencia de quiebra tiene que efectuarse dentro de los plazos legales que fija el art. 128 de la ley de Contrato de Trabajo y debe ser afrontado con fondos del concurso, teniendo la preferencia del art. 240, L.C. (art. 198, primer p谩rrafo, L.C.).41
Si el s铆ndico no paga a su debido tiempo, se le puede reclamar a este en forma extrajudicial o al juez de la quiebra, quienes deben ordenar su pago en la medida que existan fondos disponibles y no se afecte a un acreedor preferente, lo cual no requiere verificaci贸n, ya que se trata de un gasto del concurso.42
reconozca discriminaciones de cualquier tipo. No se la concibe tampoco guiada por un primordial esp铆ritu de lucro, consagrada a la acumulaci贸n de capitales e intereses o gobernada por n煤cleos excluyentes, al modo de una empresa comercial que loca sin restricciones el trabajo de los individuos, alleg谩ndolos en relaci贸n de dependencia. En el caso, la cooperativa demandada fue constituida originariamente por los empleados de Salvia S.A. ante la quiebra de 茅sta.
41 En puridad deber铆an ser reconocidos como gastos del art. 244, L.C., cuando la empresa se enajena en marcha, ya que su actuaci贸n ha beneficiado al activo, al permitir un mayor valor de realizaci贸n.
Si se da el tratamiento como cr茅dito del art. 240, L.C., se debe tener en cuenta que conforme el primer p谩rrafo del art. 8 del convenio 173, O.I.T., ratificado por ley 24.285, establece que la legislaci贸n nacional deber谩 atribuir a los cr茅ditos laborales un rango de privilegio superior al de la mayor铆a de los dem谩s cr茅ditos privilegiados y en particular a los del Estado y de la Seguridad Social. Como dicha norma tiene supremac铆a sobre la ley de concursos (art. 75, inc. 22, C.N.), se debe entender que modifica lo normado por el art. 198 precitado y hace prevalecer la prelaci贸n referida de los cr茅ditos laborales.
42 El recibo de pago lo debe expedir el s铆ndico o administrador designado.
Si no existen fondos suficientes para atender dichos cr茅ditos, se deben saldar a prorrata, sin perjuicio de diferir la percepci贸n del saldo para el supuesto que ingresen nuevos fondos.
Adem谩s, la falta de pago en t茅rmino es susceptible de provocar injuria en los t茅rminos del art. 242, L.C.T., a los efectos de que el trabajador se considere en situaci贸n de despido indirecto, acci贸n que no estar谩 comprendida en el fuero de atracci贸n (arts. 21 y 132, L.C.), ni puede generar embargo -preventivo o ejecutivo- sobre los activos de la quiebra, sin perjuicio de la posibilidad de requerir su pago al juez del concurso (art. 198, L.C.).43
2.2. Accidentes de trabajo en el per铆odo de continuaci贸n. Si la fallida tiene contratado un seguro de accidentes de trabajo con una A.R.T., dicha cobertura debe continuar mientras el contrato no se haya extinguido, ya sea que se haya reanudado la explotaci贸n y continuado el contrato o este suspendido.44 Si bien no se trata de un seguro de da帽os patrimoniales -los que contin煤an a tenor de lo normado por el art. 154, L.C.-, puede ser asimilado a dicho seguro en virtud de lo normado por el art. 159, L.C. para casos no contemplados.45 La prima debe pagarse a su vencimiento, debiendo hacerse las previsiones del caso para su pago, siendo los importes impagos un gasto del concurso (art. 240, L.C.).
Al continuar el contrato, el s铆ndico debe velar por el cumplimiento de las obligaciones emergentes de la L.R.T. (adoptar medidas para evitar accidentes, plan de acci贸n para empresas cr铆ticas) y la fallida estar谩 sujeta a los recargos por incumplimientos del art. 5, L.R.T.
Si la fallida carec铆a de seguro de riesgos del trabajo, el s铆ndico debe proceder a contratar uno (arts. 109, 154, 159 y 190 inc. 6, L.C.; 3, L.R.T.), a fin de con cargar con las consecuencias (art. 5, L.R.T.), ni tener que afrontar las acciones de responsabilidad pertinentes (arts. 1109 y 1113, C贸digo Civil; 1753, 1757 y 1758, C.C.C.N.).
2.3. Extinci贸n del contrato de trabajo. En el supuesto que el contrato prosiga y el dependiente fuera despedido por el s铆ndico, se dispusiera el cierre de la empresa o se diera el supuesto de adquisici贸n por un tercero de la empresa o de la unidad productiva en la cual el dependiente cumple su prestaci贸n, el contrato de trabajo quedar谩 resuelto.46 El incremento de las indemnizaciones que pudieren corresponder por despido o preaviso por el trabajo durante la continuaci贸n de la empresa, gozan de la preferencia del art铆culo 240.
Empero, si se trata de la conclusi贸n anticipada del art. 192, 煤ltimo p谩rrafo, o de extinci贸n del contrato por decisi贸n del s铆ndico antes del vencimiento del plazo fijado para continuar, a los rubros que refiere el art. 198
43 Tal cautela resulta inapropiada en un r茅gimen concursal en el cual la seguridad de que se pague a cada acreedor lo que leg铆timamente le corresponde no depende de la traba de una medida precautoria (CNCom., Sala C, 6/6/79, L.L. 1980-A, 36, con nota de Migliardi, Francisco N.).
Tampoco corresponde que se inste un pronto pago (C谩mara-Martorell, 聯El Concurso Preventivo y la Quiebra聰, t. IV, 2007, p谩g. 541).
44 Ello de conformidad con el art. 154, L.C., sin perjuicio de que tiene car谩cter obligatorio (arts. 3, inc. 3, ley 24.557; 1, Dec. 334/96). Por ello no corresponde la rescisi贸n en los t茅rminos del art. 82 ley 17.418
45 Se trata de un contrato de seguro que si bien no apunta directamente a la conservaci贸n del valor de los bienes de la fallida, tiende a que el concurso no quede en descubierto en caso de siniestro, lo cual es la directiva del mencionado art. 154, L.C. (C谩mara-Martorell, 聯El Concurso Preventivo y la Quiebra聰, t. IV, p谩g. 542).
46 La norma dice innecesariamente que el contrato queda resuelto 聯definitivamente聰, como si pudiera haber un caso de resoluci贸n parcial del contrato de trabajo. En realidad, es producto de una deficiente t茅cnica, que responde a considerar que con la sentencia de quiebra hay una reconducci贸n 聯parcial聰 del contrato, que en puridad tampoco es parcial. En la quiebra la reconducci贸n del contrato de trabajo alude a la continuaci贸n del mismo luego de la sentencia. Ampliar en comentario al art. 198.
(despido o preaviso), se les podr铆an sumar los de los art. 95, 212 cuarto p谩rrafo (enfermedad inculpable), L.C.T.
Los Convenios Colectivos de Empresa relativos al personal que se desempe帽e en el establecimiento o empresa del fallido, se extinguen de pleno derecho respecto del adquirente, quedando las partes legitimadas47 habilitadas a renegociarlos. Si se trata de un Convenio Colectivo por Actividad no se extingue ya que ello conculcar铆a las reglas de la l贸gica.48
Es criticable la terminolog铆a utilizada de que las partes quedan habilitadas para renegociar los convenios colectivos de trabajo, ya que la norma se refiere a una empresa que ha sido comprada por un tercero, a quien se le concede que las convenciones colectivas de trabajo vigentes no le sean aplicables. Cabe inferir que se trata de un Convenio Colectivo de Empresa, pudiendo negociar el adquirente por la patronal, no con los trabajadores que se desempe帽an en la empresa -cuyo contrato fue disuelto y tienen uno nuevo con el comprador-, sino con la asociaci贸n profesional con personer铆a gremial, y que, en principio, ser谩 la misma que celebr贸 el anterior convenio.
Se ha considerado que durante el tiempo que dure la negociaci贸n, la ultraactividad del anterior convenio colectivo de trabajo resulta inevitable, tanto para el personal que antes de la transferencia se desempe帽aba en la empresa y fue reincorporado, como para el personal nuevo que se tome. Siendo que la extinci贸n del convenio s贸lo se aplica a los convenios de empresa, no comparto dicha interpretaci贸n, sin perjuicio de que los derechos de los trabajadores se mantienen (lo cual hace que la ultraactividad se proyecte s贸lo en este sentido), ya que la relaci贸n se pasa a regir por lo dispuesto por el art. 199, L.C., L.CT., dem谩s normativa laboral aplicable y los contratos individuales.
Si las partes llegan a la renegociaci贸n, la Convenci贸n Colectiva de Trabajo es aplicable en funci贸n de la empresa empleadora y no del gremio al que corresponde.
ARTICULO 199.- Obligaciones laborales del adquirente de la empresa. El adquirente de la empresa cuya explotaci贸n haya continuado s贸lo ser谩 considerado sucesor del concurso con respecto a los derechos laborales de los trabajadores cuya relaci贸n se mantuvo en este per铆odo. En consecuencia, no es sucesor del fallido sino en ese concepto y los importes adeudados con anterioridad a la quiebra ser谩n objeto de verificaci贸n o pago en el concurso.
47 Que no son ni el adquirente de la empresa ni los trabajadores de la fallida, sino los representantes de los mismos.
48 Si se trata de un comercio regido por el convenio colectivo que regula dicha actividad, y el adquirente de la empresa sigue en la misma actividad, no es razonable que dicho convenio se extinga para el que la compra (en todo caso se deber铆a decir que no se aplica). Por otra parte, como en dichos convenios hay muchas cl谩usulas que tienen repercusi贸n en el salario, y tales derechos deben ser respetados por el adquirente quien no puede dejar de aplicar dicho convenio, en la medida que lo ven铆a aplicando, ya que se trata de un derecho que debe respetar como sucesor del fallido. No es ocioso destacar que del art. 199, L.C. surge que el adquirente es sucesor de los derechos laborales de los trabajadores cuya relaci贸n se mantuvo en ese per铆odo.
En caso de que la adquirente sea la cooperativa de trabajo deber谩 estarse al r茅gimen de la ley 20.337.
(art铆culo sustituido por art. 24 de la Ley N掳 26.684 B.O. 30/06/2011)
1. Concordancia. Art. 189, Dec. ley 19.551/72.
2. Comentario.
2.1. Obligaciones laborales del adquirente de la empresa. El adquirente de la empresa cuya explotaci贸n haya continuado no es considerado sucesor del fallido ni del concurso respecto de todos los importes adeudados con anterioridad a la quiebra (los de car谩cter indemnizatorio y los derivados de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales con causa u origen anterior a la enajenaci贸n), los cuales deber谩n ser objeto de verificaci贸n y pago en sede concursal, sin que se pueda demandar al adquirente.49
Si es considerado sucesor respecto de los derechos laborales (antig眉edad, remuneraci贸n, categor铆a laboral) de los trabajadores cuya relaci贸n se mantuvo durante el per铆odo de continuidad empresaria.
Si el adquirente es una cooperativa no rige el art. 199, L.C., debiendo estarse al r茅gimen de la ley de cooperativas 20.337.
3. Jurisprudencia.
3.1. Obligaciones del adquirente. M谩s all谩 de lo que pudiera opinarse sobre la soluci贸n implementada por el art铆culo 199 de la ley 24.522, en su versi贸n anterior a la reforma introducida por la ley 26.684 -cuesti贸n de pol铆tica legislativa cuyo acierto, conveniencia, m茅rito o eficacia resultan ajenos al control jurisdiccional, salvo que se comprobase una irrazonabilidad evidente, circunstancia no demostrada en el caso- lo cierto es que la ley 24.522 no s贸lo es una ley posterior a la Ley de Contrato de Trabajo (por lo que bien pudo haberla modificado leg铆timamente), sino que, adem谩s, a diferencia de 茅sta -que se ocupa de la transferencia y sucesi贸n de las relaciones laborales en la generalidad de las empresas, sin distinci贸n alguna- regula una situaci贸n espec铆fica, cu谩l es la que se verifica cuando la empresa transmitente ha sido declarada en quiebra, contingencia en la que entran en juego, adem谩s de los derechos de los trabajadores, diversos intereses que tambi茅n requieren una adecuada tutela jur铆dica. Luego, en ese espec铆fico contexto, mal puede sostenerse que -al apartarse de la soluci贸n establecida en el art. 225 de la Ley de Contrato de Trabajo- la regulaci贸n que efect煤a la Ley de Concursos y Quiebras viola la especialidad de las normas laborales y el precepto constitucional de la que 茅stas se desprenden (art. 14 bis, C.N.) (SCBA, L. 89.651, S, 11/07/2012, Juez GENOUD (OP), 聯Salum, Mar铆a A. y otras c/Sanatorio Argentino del Plata S.A. s/Despido聰).
49 Las acreencias laborales preexistentes a la quiebra no le son oponibles al adquirente. El art. 225, L.C.T. no es aplicable a la transmisi贸n del establecimiento por quiebra. Ahora bien, si se trata de un accidente de trabajo y/o enfermedad cuyas dolencias se manifestaron a partir del auto de quiebra, la cobertura por parte de la L.R.T. que haya contratado el adquirente puede solucionar el problema. De lo contrario habr铆a que discriminar -lo cual es muy dif铆cil- la parte que corresponda a partir del auto de quiebra, que es lo que se le puede reclamar al adquirente.

 Descargar Archivo